I
15M

Terminología política

Antipartidismo: Opuesto a los partidos, que desea su desaparición o debilitar su influencia.

Apartidismo: No manifiestar adhesión ni sometimiento a los dictados de ningún partido. No implica necesariamente ser antipartidista.

Apolítico: Despreocupado respecto a las cuestiones políticas e ideológicas. Típicamente una persona apolítica también es abstencionista pero no todos los abstencionistas son apolíticos.

Consenso: La consideración de consenso es subjetiva aunque, típicamente, se acepta que debe superar la mayoría absoluta. Aun así, es difícil dirimir cuando consideramos que hay consenso y cuando no. Además existe la paradoja de no poder consensuar el grado de consenso necesario. Así pues, establecer el consenso comporta un cierto dilema filosófico.

Legitimidad democrática: El poder político considerado como legítimo será obedecido, en caso contrario desobedecido a no ser que se use la fuerza. En democracia la legitimidad puede emanar de la participación ciudadana y de la representatividad de quienes son elegidos ya sea por sorteo o por votación. En el caso de una democracia representativa la legitimidad también viene dada por la variedad de candidatos que se presentan pudiendo estos ser o no ser bien aceptados por la sociedad.

Mayoría absoluta: Se obtiene cuando se cuenta con la mitad mas uno de los votos totales. Mayoría absoluta y mayoría simple coinciden en caso de tratarse de una votación de dos opciones.

Mayoría cualificada: Se trata de la mayoría necesaria para la aprobación de una ley o medida. Este tipo de mayorías se especifican previamente en los reglamentos. Una mayoría cualificada podría ser la propia mayoría absoluta, o 3/4, 2/3 o la mayoría simple.

Mayoría simple: Se obtiene cuando se cuenta con más votos que ninguna de las opciones restantes.

Minoría de bloqueo: Es la proporción de votos necesarios para bloquear/vetar una propuesta. Normalmente es un concepto redundante, complementario al de mayoría cualificada. Sin embargo, si se añade la figura del voto en blanco o de la abstención entonces definirla cobra sentido, aunque sigue sin ser imprescindible.

Quorum: Mínimo de votos necesario para que la votación sea válida. Supone una barrera más y no tiene porqué existir.

Representatividad: Se consigue cuando los distintos estratos sociales, edad, procedencia, clase, profesión, son tenidos en cuenta en su justa proporción en la elección democrática. Saber si una muestra es auténticamente representativa es díficíl. Cuanto menor es la muestra más riesgo hay de que esté sesgada en un sentido u otro.

Unanimidad: Se consigue cuando se obtienen el 100% de los votos favorables para la aprobación de una medida. Siendo esta, la situación ideal, la realidad es que en los grupos grandes de votación la posibilidad de obtener unanimidad es poco más que una quimera. En grupos reducidos, como los jurados de 12 personas, la unanimidad no solo es más asequible sino que de hecho es deseable.

Voto justificado: Tener un campo para justificar tu voto o añadir alguna sugerencia es una posibilidad interesante especialmente para los votos en sentido negativo puesto que se puede dar un "no" crítico que permita poner toda posible justificación que el votante quiera aportar, siempre opcionalmente. Esto permite a los promotores de la votación conocer algo más de la motivacion de los votantes que se opusieron a la propuesta.

Info Creado hace . Última publicación hace , versión: 0.
Pueden ver: todo el mundo (Internet).
Pueden editar: los ciudadanos: victorgc gonzo.